Según Gananci, el estrés puede llegar a ser muy peligroso y requerir de tratamientos complejos, por lo que estar sometido a cualquier clase de presión requiere de la atención adecuada.

Tal es el caso de quienes realizan deportes. Aunque algunos lo hacen a cambio de diversión con otros jugadores que persiguen los mismos objetivos, también existe quienes lo practican bajo un exceso de presión, como por ejemplo en las escuelas o competiciones  específicas.

En el caso de los niños o adolescentes se observa que estos muchas veces padecen presión por parte de sus propios padres o entrenadores, quienes están a la expectativa de que sus pequeños sean ganadores.

También existe el caso de quienes se someten a sí mismos bajo presión. Usualmente, estos son deportistas que tienen altos niveles de exigencia y perfeccionismo, además de otras causas, como el querer jugar para el equipo de determinada universidad, por ejemplo.

En todo caso, estar bajo la mirada de muchos espectadores, quienes además esperan que su equipo preferido dé lo mejor de sí, supone cierto nivel de presión, ansiedad y temores.  Por ello, estar mentalmente en forma es necesario para alcanzar el éxito.

Los detonantes de los niveles altos de presión en el terreno de juego generalmente se dan cuando el deportista está consciente sobre el compromiso que afronta, además del temor de no dar lo que el público, y el resto del equipo, espera de ellos; en otros casos, también genera estrés el temor de sufrir lesiones durante el partido.

Así como la mayoría de las estrategias o posiciones para jugar son diseñadas o planificadas con anterioridad al partido, también es necesaria una preparación mental antes de entrar en escena.

Algunos puntos de apoyo que debe tener todo jugador antes de jugar es la concentración, confianza en sí mismo, la conexión con los demás miembros del equipo, así como el entusiasmo y la capacidad de manejar los temores y la presión.

Actualmente, muchos equipos poseen profesionales especializados en psicología, específicamente en psicología del deporte, para atender y brindar apoyo a los jugadores antes, durante y después de los partidos.

Ello obedece a que los niveles de presión durante los partidos pueden ser realmente elevados, y requiere de atención especializada para que los jugadores puedan liberar la ansiedad, así como apoyo para manejar las dificultades que puedan presentarse al momento y desestabilizar emocionalmente a los implicados.

Generalmente, estos profesionales están capacitados en distintas disciplinas que permiten brindar atención oportuna y proteger la sanidad entre el cuerpo y la mente. Estos se encargan de prescribir las horas necesarias de descanso que requiere el cuerpo para estar en óptimas condiciones, así como de planificar un menú saludables, entre otras.

La presión psicológica y el rendimiento en el terreno

Una vez que hemos tomado acciones tras un acontecimiento en nuestras vidas, el cuerpo pudiese experimentar estrés como un tipo de respuesta. Planteado de esta forma, podríamos considerar que este mecanismo pudiese ser una alerta para que una persona se disponga a hacer frente a un reto.

Lo anterior implica que un poco del estrés apropiado puede ser utilizado de forma ventajosa para estar atento y proporcionar una respuesta positiva en el momento que se requiere enfoque, valor, energía y determinación.

Algunas situaciones o acontecimientos que desencadenan estrés pueden considerarse estresores, y pueden también aparecer como un tipo de reacción ante un cambio o algo que está por suceder. Incluso, es posible sentir estrés si la situación venidera es buena o desfavorable.

En cambio, el estrés dañino que una persona padece se denomina distrés, y acontece cuando una persona de adapta de forma obligada a contextos negativos.

Cuando te enfrentas a un hecho por el cual debes esforzarte, pero que aún experimentas placer, entonces se dice que se genera un tipo de estrés positivo conocido como eustrés. Este tipo de estrés suele ser un detonante de energía y entusiasmo, y es bueno para dar el máximo en tu aventura.

Consejos para manejar la presión psicológica

  • Ejercicios de respiración: para tratar la ansiedad se recomienda trabajar con respiraciones, especialmente profundas. Lo mejor es acudir a un espacio en el cual haya calma, sentarse y empezar a inhalar, retener la respiración durante unos segundos y luego exhalar.
  • Técnicas de visualización: se sugiere cerrar los ojos y empezar a visualizar aquellas experiencias cercanas a la persona, como traer algún recuerdo al presente de un momento en el cual se haya sentido tranquilidad. Se puede imaginar paisajes, o sonidos que sean relajantes. Muchas veces, los especialistas en psicología recomiendan a los deportistas visualizarse realizando aquello que desean, como por ejemplo anotar un gol. Esto ayuda a generar autoconfianza.
  • Frases optimistas: esto se realiza especialmente para alejar los pensamientos negativos y enfocarse en palabras que sean inspiradores.
  • Ser realista: lo cual implica ser consciente de los puntos fuertes así como de las debilidades que están presentes.
  • Enfocarse en el rendimiento: y no solamente en los resultados, ya que cuando se analizan los partidos no siempre se consideran los resultados, sino el desempeño y la entrega.
  • Evitar distracciones: para ello se puede hacer uso de imágenes o frases que permitan al jugador situarse nuevamente en el momento presente.
  • No fijar toda la atención en el marcador: ya que esto solamente hará posible que la presión se eleve y además, sin importar el final, la entrega debe ser siempre continúa.
  • Tener confianza en los demás jugadores: así como en ti mismo, pues para eso son un equipo, y el compromiso recae sobre todos.
  • Manejar las emociones: especialmente la rabia o la impotencia que puedan presentarse durante el partido. Es importar canalizar todo esto y enfocarlo en el objetivo que se desea cumplir.
  • Divertirse: pues, si no fuese una pasión, entonces no tendría sentido luchar y dar el todo por el todo. Por ello, es importante siempre tener presente que jugar es una pasión y se disfruta.

Si pones en práctica estos ejercicios podrás aprender a controlar la presión al momento de entrar en escena durante el partido y dar lo mejor de ti, teniendo presente que, sin importar el esfuerzo, es imprescindible divertirse para alcanzar mejores resultados

@edigomben

UA-37040736-1