37040736

Entrevista Haritz Aranburu

Haritz Aranburu Larrondo (@AranburuHaritz), de 25 años, es Entrenador Nacional nivel 3. Lleva 8 años entrenando, y éste, está siendo el cuarto año en el Eibar. En ese tiempo, ha estado de segundo entrenador en el Juvenil División de Honor Nacional, y de entrenador en el Infantil A, Cadete B y, actualmente, en el Cadete A.

Haritz Aranburu entrenando en SD Eibar.

Haritz Aranburu entrenando en SD Eibar.

 

¿Cuándo decidiste que tu sitio era en el banquillo?

“Muy pronto, con 17 años. Me ofrecieron la posibilidad de entrenar al infantil del club en el que jugaba, compaginé durante un año ambas cosas, pero al año siguiente, dejé de jugar. Pronto vi que el margen de mejora como jugador era inexistente (soy y he sido bastante malo)  y que en cambio, como entrenador, tenía un mundo por descubrir.”

 

¿Qué entrenadores te han influenciado?

“El primero que me marcó fue Guardiola. Su manera de convencer,  de defender aquellas armas con las que quiere vencer, y sobre todo, esa forma de hacer. Hubo un tiempo en esos comienzos que trataba de imitar aquello que Guardiola planteaba… inventando  unas capacidades inexistentes. Pero  el que más me llega, con el que más he tenido la posibilidad de reflexionar, de aprender, es con Juanma Lillo. Cuando era comentarista de partidos podía ver cualquier mal partido con tal de escucharlo. También ha tenido un gran peso en mi construcción como entrenador  Marcelo Bielsa, sobre todo en la defensa a ultranza de los procesos.”

 

¿Qué es jugar bien al fútbol?

“He tratado infinidad de veces de definir qué es jugar bien, y siempre termino prejuzgando. Lo que sí tengo claro es cómo no se puede jugar bien. Ni inventado  capacidades que los jugadores no tienen, ni jugando a no dejar jugar. Salir desde el principio a esperar el error, a perder el tiempo,  parar continuamente el juego con faltas, eso no es jugar.

Jugar bien tiene que tener que ver con una forma de hacer las cosas, de pretender optimizar las condiciones de los jugadores que dispones y dotarles de una identidad colectiva que les represente. Y creo que eso no solo se puede reducir al juego combinativo. También hay equipos maravillosos con una muy buena organización defensiva y con un despliegue endiablado.”

 

¿Qué cualidades básicas tiene que tener un entrenador?

“Creo que es muy difícil gestionar un vestuario si no eres capaz de empatizar con ellos, intentar entenderles y ponerse en su lugar. Se dice mucho que los entrenadores que han sido jugadores profesionales gestionan mejor un vestuario porque han vivido lo que pasa en primera persona. Me parece un absurdo. Para tratar de gestionar los egos y los conflictos que en todos los equipos se dan, hace falta mucho más que experiencia, que recorrido. Hace falta inteligencia emocional.

Por otra parte, el entrenador creo que tiene que ser curioso, tener ganas de aprender, de descubrir y descubrirse.”

 

¿Si fueras director deportivo que aspectos tendrías en cuenta a la hora de contratar a un entrenador?

“En primer lugar, que sea titulado. En segundo lugar, que sea apasionado. Que viva lo que hace, que lo transmita. Prefiero gente que se equivoca por tener iniciativa, que gente que nunca se equivoca por incomparecencia . Por último, no contrataría nunca a un entrenador que me hace la pelota para que lo contrate, o que note que por ostentar un cargo más alto me trata de forma distinta al resto.”

 

¿Qué define tu forma de entrenar?

“En primer lugar, el balón siempre está presente. Creo que mi principal misión como gestor de entrenamientos es convertir el día a día, en continuos problemas a resolver. Por eso variamos mucho las tareas. Si el jugador cuando va a entrenar, sabe qué va a hacer, porque siempre hace lo mismo, creo que termina por aburrirse. Todas las tareas que hacemos son de oposición y de colaboración. No creo en finalizaciones en los que interactúa uno y lo hace sin oposición. No es lo mismo finalizar sabiendo que viene un rival atrás a robármela, que hacerlo sin ningún tipo de oposición. La inmensa mayoría de las veces que se finaliza en un partido suelen haber más opciones que finalizar. Y las veces que te plantas sólo contra el portero, y que está claro que vas a finalizar, si no eres Guti, claro, suele ser consecuencia de algo. Y me gusta que en las tareas que sí que se finaliza sin oposición, haya algo previo que representen realidades que se puedan dar en los partidos. Tengo que reconocer que me pongo bastante nervioso cuando veo las míticas finalizaciones de pared y chut y demás derivados a querer pensar poco.”

 

¿Cómo erradicarías la violencia en el fútbol?

“Me parece un tema tremendamente complicado de solucionar, pero como todo empieza con un paso, creo que el primero debería de ser el compromiso de cada uno de nosotros a no tolerar cosas que desgraciadamente, están normalizadas. Los insultos a rivales, árbitros, expresiones machistas, racistas, homófobas… Todo esto es caldo de cultivo para fomentar o permitir la violencia. Por otra parte, los clubes deberían de intervenir cuando hay un padre o una madre que protesta de forma continuada en el tiempo. Y por supuesto, no tolerar actitudes en los jugadores que inciten o puedan fomentar la violencia. Por desgracia, el fútbol está tan centrado en el fin, que para ello está bien visto utilizar cualquier miedo.”

 

¿Si un futuro entrenador te pidiera consejo. ¿Qué consejo le darías?

“No soy mucho de dar consejos. Pero si alguien me lo pidiera, le aconsejaría que no se deje aconsejar sobre temas relacionados con el día a día por quien no conoce el día a día.”

Fran Martínez – @fran21hawtin

(Visited 873 times, 1 visits today)

You may also like...

Deja un comentario