37040736

LA PLANIFICACION EN UNA TEMPORADA

MATVEIEV (1985) define la preparación de un deportista como “Un proceso multifacético de utilización racional del total de factores que permiten influir de forma dirigida sobre la evolución del deportista y asegurar el grado necesario de su disposición a alcanzar elevadas marcas deportivas”.
Estos factores que intervienen en la preparación / planificación para la obtención de objetivos son los medios, métodos, formas y condiciones.

Objetivos de la Planificación

Los objetivos fundamentales de la planificación son decidir y organizar el trabajo a realizar en el entrenamiento, procurando aprovechar, al máximo, los diferentes recursos disponibles (tiempo, conocimientos del entrenador, calidad de los deportistas, medios para trabajar, etc.), con el propósito final de mejorar las posibilidades de rendimiento del deportista.

Mediante la planificación el entrenador decide y distribuye de forma ordenada y razonada el trabajo a realizar.

El método que ha de emplear el entrenador para realizar la planificación ha de considerar unas fases progresivas de trabajo:

1.º Planteamiento inicial de los objetivos (parciales / generales)

• Delimitación del periodo de tiempo que es objeto de planificación.

• Consideración de las competiciones que se deben afrontar en tal periodo.

• Valoración de las posibilidades de éxito de los deportistas.

• Establecimiento de objetivos de resultado.

• Planteamiento de los objetivos de realización.

2.º Contenido del entrenamiento

• Observación de necesidades y recursos existentes para la consecución de los objetivos de realización.

• Determinar el trabajo a realizar.

3.º Adaptación del plan inicial al tiempo disponible • Considerar el tiempo disponible. 

• Reflexión sobre la viabilidad de los objetivos y los contenidos del plan.

• Establecimiento de prioridades.

4.º Programación del trabajo a realizar

5.º Consideración ante posibles dificultades y modificaciones 

• Anticipación de dificultades interferentes. • Reconsideración del plan.

1.º Planteamiento inicial de los objetivos.

1.1. Delimitación del periodo de tiempo que es objeto de planificación: La duración de este periodo dependerá de la distancia del evento para el que se pretende preparar al deportista o de la extensión de los distintos ciclos o etapas que se estime oportuno contemplar. La delimitación de este periodo es el punto de partida de cualquier planificación. Puede ser un periodo largo (un ciclo de dos a cuatro años –Eurocopa/Mundial) o periodos más cortos (una temporada anual-Liga).

1.2. Consideraciones de las competiciones que se deben afrontar: El conocimiento de las competiciones que se deban afrontar, es previo al establecimientos de objetivos. Ejemplo: se compite una o dos veces a la semana durante ocho o nueve meses; en un mismo deporte la cantidad y periodicidad de la competición puede variar de una categoría otra, siendo diferente el calendario de las categorías juvenil, cadete o infantil.

1 . 3 . Valoración de las posibilidades de éxito de los deportistas: Una vez conocidas las competiciones existentes hay que valorar la viabilidad de conseguir unos u otros resultados deportivos en tales competiciones. Para ello conviene tener en cuenta la dificultad de las mismas (rivales, sistema de competición, condiciones ambientales, momento de la temporada, etc.) y los recursos propios disponibles para afrontar cada competición. El resultado de esta valoración nos conduce al planteamiento de objetivos claros, realistas e interesantes.

1 . 4 . Establecimiento de objetivos de resultado: Los resultados han de ser específicos y no ambiguos (“quedar entre los tres primeros”, en vez de “hacer una buena temporada”). En muchas ocasiones la consecución de un resultado implica que, teniendo siempre en cuenta siempre la meta final se hayan de considerar unos objetivos intermedios.

Es decir, cuando el objetivo final se encuentre alejado en el tiempo , conviene establecer objetivos más a corto plazo que pueden ser muy útiles en el proceso de preparación y que nos servirán como “objetivos-test” para comprobar el progreso hacia la meta final. Los objetivos intermedios, deben constituir pasos progresivos hacia la consecución del objetivo final, siendo aconsejable que el primero de ellos en cada momento (el objetivo más próximo), no este muy alejado en el tiempo y valga como ejemplo “necesitamos ganar 3 de los próximos 5 partidos, o debemos terminar la primera vuelta con “x” puntos. Sin duda alguna la interacción de los objetivos finales e intermedios son un elemento esencial de la planificación del entrenador para mejorar la calidad del entrenamiento.

1.5. Planteamiento de objetivos de realización: Se refiere a los logros relacionados con la conducta propia (mejoras físicas, técnicas, etc.) que los deportistas deben conseguir para aumentar sus posibilidades de alcanzar los objetivos de resultado (“si consigo entrenar más y aguantar “x” tiempo a este ritmo podré presionar más para no dejar jugar al equipo rival). Estos objetivos deben ser específicos, atractivos, alcanzables y constituir la llave para conseguir los resultados deseados.

Diferencia de los objetivos:

Hay un deportista con los tobillos frágiles y establece el objetivo de no lesionarse en toda la temporada (objetivo realización). Por otro lado hay que fortalecerlo según las pautas del fisioterapeuta (de realización).

2.º Contenido del Entrenamiento

2 . 1 . Observación de necesidades y recursos existentes para la consecución de los objetivos de realización: Con los objetivos de resultados y de realización ya establecidos, conviene observar las necesidades y los recursos del deportista, en todos y cada uno de sus niveles de funcionamiento (físico, técnico, táctico, etc.), como punto de partida para decidir el trabajo que se debe realizar para poder alcanzar tales objetivos. Se debe realizar una valoración más precisa para establecer las carencias existentes que deben subsanarse y qué puntos fuertes podrían aprovecharse o potenciarse. Por ejemplo; en un equipo de fútbol, se establece como objetivo de realización ” salir rápido tras robo de balón al contraataque”. ¿Cuál es el nivel actual de los jugadores (recursos disponibles) para alcanzar este objetivo?; y ¿cuáles son las carencias (necesidades) que deben mejorarse? .

2 . 2 . Determinación del trabajo a realizar: El siguiente paso del entrenador una vez decididos los objetivos y sabido el nivel del deportista, es determinar el trabajo a realizar para poder conseguirlo, considerando las parcelas específicas del trabajo físico, técnico, táctico y psicológico.

3.º Adaptación del plan inicial al tiempo disponible

3 . 1 . Consideración del tiempo disponible: El tiempo del que se dispone para trabajar, es un elemento decisivo en la planificación. Una vez conocidos los objetivos a conseguir y el trabajo a realizar, es importante saber el tiempo real del que se dispone para llevar a cabo esta tarea donde se concatenan una serie de circunstancias:

A . El plazo de tiempo total (un año, dos años, etc.).

B . El grado de dedicación del deportista (profesionales, amateur).

C . Disponibilidad de instalaciones; no es igual ceñirse a un horario prefijado que usarlas cuando queramos.

D . Los compromisos competitivos; la existencia de diversas competiciones( días previos, días posteriores a la competición, días de desplazamiento).

E . Los desplazamientos, tanto para competir como para entrenar.

F . Los periodos que no se puede entrenar por circunstancias (vacaciones, permisos personales, etc.).

G . Los periodos de descanso que son convenientes en beneficio del propio entrenamiento.

A nivel general habrá que tener en cuenta criterios cuantitativos (¿cuántas horas hay disponibles?) y cualitativos (¿qué circunstancias rodean a esas horas disponibles?). Por ejemplo: no será lo mismo disponer de dos horas de entrenamiento sin tener que viajar y lejos de la competición, que después de cuatro horas de viaje y el día anterior a un partido importante.

3 . 2 . Reflexión sobre la viabilidad de los objetivos y los contenidos del plan: Después de determinar el trabajo necesario y considerar el tiempo disponible puede ocurrir que:

A . Se observe la inviabilidad o elevada dificultad de un objetivo y se estime oportuno modificarlo.

B . Si se han establecido dos o más objetivos que resulten viables aisladamente, puede que no lo sean conjuntamente, en cuyo caso habrá que decidir si se intentan conseguir ambos, o se elimina o se posterga alguno en beneficio de los otros.

C . En función del tiempo disponible, la cantidad de trabajo es elevada, en cuyo caso lo que debe reducirse es el trabajo a desarrollar, seleccionado el contenido mas trascendente.

3 . 3 . Establecimiento de prioridades: Implica tomar decisiones selectivas que determinarán lo que se estima más importante y debe predominar sobre todo lo demás. Por ejemplo, en lo referente a los objetivos, la elección del objetivo prioritario puede suponer abandonar los restantes objetivos(un equipo que juega la liga y la copa del rey, renuncia a hacer un buen papel en esta última competición para no pasar apuros en la liga debido a la cortedad de su plantilla).

4.º Programación del trabajo a realizar

4 . 1 . Los entrenadores suelen dividir el total del tiempo disponible en espacios más o menos largos(macrociclos, mesociclos, etc.), que ya veremos más adelante.

5.º Consideraciones ante posibles dificultades y modificaciones

5 . 1 . Anticipación de dificultades interferentes: ¿qué puede alterar el plan elaborado?, ¿qué se podría hacer para evitar este problema?. Hay que ser previsores y buscar soluciones alternativas. Ejemplo: supongamos que las temperaturas son demasiado bajas y el campo de fútbol está helado; habrá que tener una alternativa de trabajo como puede ser desplazarnos a un pabellón contiguo.

5 . 2 . Reconsideración del plan: La actuación del entrenador ha de ser metódica ( las decisiones tomadas han de ser rigurosas en lugar de depender de las intuiciones del día a día o en lugar de depender de los estados de animo) y flexible ( aceptar imprevistos como lesiones, resultados deportivos, etc.)

El plan de actuación debe estar al servicio del entrenador y no al contrario. Planificación del entrenamiento deportivo

Bajo el termino de condición física se entienden las capacidades motoras básicas (frecuentemente denominadas factores “S”) de la fuerza, resistencia, velocidad, y en un sentido de sinergia y colateralidad, también la flexibilidad y la coordinación de movimientos (agilidad). El desarrollo de estas cualidades básicas constituyen el pre-requisito indispensable para afrontar con garantías de eficacia la realización de cualquier acción deportivo – motora, amén de las diferentes demandas específicas de cada deporte.

Se hace indispensable una configuración básica multidisciplinar de todas estas cualidades para la realización de comportamientos motores correctos.

Cuando hablamos de entrenamiento, los procesos de aprendizaje y la mejora del rendimiento, únicamente se pueden lograr con un entrenamiento continuado marcando los objetivos, según sea conveniente, a corto, medio y largo plazo.

Dado que los pasos metodológicos dependen de lo aprendido y el incremento del rendimiento del nivel anteriormente conseguido, la planificación sistemática previa debe constituir la base del diseño del entrenamiento.

El diseño detallado de los contenidos del entrenamiento abarca diferentes espacios temporales. Y dado que en el fútbol los campeonatos están organizados de forma cíclica(temporada), es muy conveniente estructurar la planificación de forma periódica similar a un año.

Tal periodización de un entrenamiento regular y anual se orienta en los principios de carga, recuperación, indisolublemente asociados al de trabajo intermitente (a) y al de adaptación. Pudiendo consistir en un ciclo único(es decir, un periodo de competición) o un ciclo doble(dos periodos de competición separados), según se pretenda conseguir la mejor forma deportiva una o dos veces en momentos temporales no continuos. Los factores a tener en cuenta a la hora de planificar y a modo de compendio de todo lo expuesto anteriormente serían:

1 . Programación a corto, medio, largo plazo.

2 . Evaluación inicial.

3 . Definición de objetivos.

4 . Sistema y calendario de competiciones.

5 . Composición plantilla de jugadores.

6 . Composición plantilla de técnicos y/o ayudantes.

7 . Distribución de las cargas de entrenamiento en el tiempo (periodización).

8 . Selección de sistemas y métodos de entrenamiento.

9 . Elección de los medios de trabajo necesarios.

1 0 . Pruebas de control con periodicidad.

1 1 . Pruebas médicas con periodicidad.

La diversidad de factores y situaciones ponen de manifiesto la necesidad de realizar una planificación “flexible”.

(a) Propuesto por Cometti, que está relacionado directa y proporcionalmente con el principio de sobrecarga, que permitirá alcanzar al sujeto una mayor eficacia anaeróbica. Ningún modelo de organización ha de ser tomado como referencia estricta. Por eso es necesario alertar sobremanera sobre los múltiples procedimientos posibles y sobre la necesidad de individualizar, en la medida de los posible, al máximo la programación del entrenamiento del individuo (entiéndase en el caso del fútbol por líneas, etc).

La periodización del entrenamiento en el deporte de equipos actualmente viene dada por la sucesión de periodos donde la lógica general preside su concepción en una organización anual (cíclica).

No obstante y antes de empezar a ver como planificar, es necesario conocer las diferentes distribuciones metodológicas. MACROCICLO : o Macroestructuras. Son periodos extensos (grandes ciclos) dentro del esquema general de la temporada. Aparece / n ciclo / s completo / s dentro de la dinámica de las tres fases de la forma deportiva (ADQUISICIÓN – MANTENIMIENTO Y / O ESTABILIZACIÓN– PERDIDA TEMPORAL).

Las dos grandes macroestructuras (macrociclos) donde asentaremos las actuaciones de toda la temporada serán el de preparación física general (PFG) y el de preparación física específica (PFE).

El Macrociclo PFG a su vez estará dividido en dos espacios electivos de tiempo más cortos; la siguiente estructura sería el BloqueGG (genérico) que coincide con la pretemporada y el Bloque GA (auxiliar), ambos orientados hacia unos objetivos claramente definidos:

Las cualidades a desarrollar durante el Macrociclo PFG y en una primera fase:

• Resistencia aeróbica y en especial la capacidad.

• Fuerza Resistencia, como un trabajo complementario de refuerzo muscular.

• Las bases técnicas de la actividad, es decir el perfecto control técnico de los aspectos fundamentales de la actividad practicada.

• El trabajo de flexibilidad, indispensable y preventivo para una mejor asimilación de las técnicas gestuales.

En una segunda fase y en relación armoniosa con la primera trabajaremos sobre:

• Velocidad corta, con esfuerzos intensos y breves para compensar la perdida de potencial neuromuscular (estimulaciones) originado por el trabajo previo de resistencia aeróbica.

• Potencia Aeróbica, adoptando una forma más cualitativa del trabajo aeróbico para aumentar los umbrales.

CUALIDADES FÍSICAS A DESARROLLAR y eliminación de puntos débiles

• Velocidad corta:

– esfuerzos breves (menos 7″) e intensos

– variar formas de ejecución

– mejora neuromuscular

• Potencia aeróbica:

– trabajo de Pot. Máxima Aeróbica(PAM)

– esfuerzos intermitentes

Macrociclo PFG

2ª Fase

El Macrociclo PFE lo dedicaremos esencialmente a la aparición y / o búsqueda de la “performance” (armonía) de todos los factores que son determinantes para lograr el éxito en la competición. En la actualidad se da absoluta prioridad a la calidad de trabajo y las intensidades a reproducir, llegando incluso estas a veces a ser mayores que las que demanda la propia competición. De todos modos no es cuestión de desarrollar las cualidades físicas, sino de explotarlas de la manera más eficaz posible en la práctica. En definitiva, la búsqueda del “estado de condición físico – técnico – táctico- psicológico máximo que el sujeto puede alcanzar y mantener durante el mayor tiempo posible”.

Es lógico que los procedimientos de entrenamiento sean:

• Velocidad por encima del límite máximo.

• Ejercicios de pliometría y musculación excéntrica, complementarios del trabajo de velocidad.

• Potencia anaeróbica.

PERIODO: Con una duración de entre 4 y 9 semanas aproximadamente (pudiendo ser mucho mayor), y dependiendo del comienzo de las competiciones oficiales, o de otro tipo de torneos. Lo normal dentro de una temporada deportiva cíclica es que haya tres periodos:

• Periodo preparatorio o pretemporada, (reconstrucción – por venir de un tiempo de inactividad relativa / vacaciones) lo estructuraremos en dos subperiodos(general , asegurar una base funcional general para el entrenamiento posterior; y especial, crear bases de acuerdo con los requerimientos específicos de cada deporte). El periodo preparatorio debe de venir marcado por los principios de multilateralidad y el de transferencia(positiva hacia la condición física específica)

• Periodo competitivo, donde el programa de entrenamiento debe diseñarse acorde a lograr unos nuevos niveles de adaptación al ser aumentadas paulatinamente la intensidad de la cargas.

Consta de 2 partes, inicial (competitivo I), principal (competitivo II):

– Competitivo I: Se busca desarrollar las cualidades motoras, tácticas y técnicas especificas .

– Competitivo II: Se caracteriza por la intensidad máxima, debiendo estar en consonancia con el programa de competición.

• Periodo de transición, pretende la renovación de las reservas del deportista. Se logra con la interrupción del entrenamiento y / o con la bajada ostensible de la intensidad de las cargas de entrenamiento, además de facilitar los medios oportunos para una recuperación activa. Dependiendo de los competitivos siempre habrá que localizar uno al final de cada uno de estos.

El cuadro antes expuesto se conoce como método contemporáneo o ATR, y es el que mejor se ajusta a las condiciones y exigencias del propio deporte.

La temporada se puede dividir en sucesivos mesociclos, procurando conservar la estructura anterior. Este método de trabajo ATR (Acumulación – Transformación – Realización), tendrá dentro de cada uno de los mismos, unas pautas o contenidos específicos a desarrollar:

1. ACUMULACIÓN (Básico Desarrollador):

generalmente solo se jugará la competición el fin de semana de donde, y de forma regulada , podremos trabajar cualidades con altos volúmenes de trabajo (resistencia general, fuerza general y máxima, resistencia mixta, coordinación, agilidad, etc). No olvi demos que el trabajo y desarrollo de estas cualidades tiene un tiempo de asimilación y de recuperación, por lo que serán la base previa a los periodos de alta intensidad competitiva. Se pueden subdividir a la vez en:

a. Acumulación I: Resistencia y Fuerza General, Agilidad, Coordinación ,etc.

b. Acumulación II: Resistencia Ae- Anaeróbica, Fuerza Máxima, etc.

2. TRANSFORMACIÓN (Básico Estabiliza – dor): Posteriores a los mesociclos de acumulación. Trabajar con componentes de menor volumen y mayores intensidades.

a. Transformación I: Fuerza Específica, Resistencia Específica.

b. Transformación II: Fuerza Resistencia, Resistencia anaeróbica, coordinación y agilidad específica, etc.

3. REALIZADOR: Se corresponden con las semanas de alta intensidad competitiva o final de macrociclos. Las cualidades a trabajar vendrán marcadas por la demanda de ejercitaciones que favorezcan los microciclos de activación – recuperación en función del momento de competición en el que nos encontremos.

a. Realización I: Velocidad, Potencia, etc.

b. Realización II: Movilidad, Flexibilidad, Acondicionamiento general, etc.

MICROCICLOS: Es el bloque más pequeño con la que podemos estructurar y normalmente se corresponde con una semana, pudiéndose alargar hasta 10 días. Están basados en el principio de adaptación por la obtención de respuestas adecuadas de trabajo (carga – fatiga – recuperación – supercompensación).

A la hora de plantear la carga de trabajo a realizar en el microciclo hay que tener en cuenta los tiempos de recuperación para buscar la correspondiente supercompensación. Recordemos:

FATIGA RECUPERACIÓN

Máxima 72 horas

Alta 48 horas

Media 24 horas

Baja 06 horas

Hay diferentes tipos de microciclos: Ajuste, Carga, Impacto, Activación, Competición y Recuperación.

• Ajuste: se diseña de tal forma que el deportista este en las mejores condiciones posibles de acometer el siguiente proceso de entrenamiento, es decir, adaptación progresiva al aumento del volumen de carga.

• Carga: debe reunir las siguientes características; a/ el volumen debe de ser suficiente para estimular una mejora en la preparación, b/ debe corresponder a un rango medio de reservas de adaptación del deportista sin llegar a agotarlas totalmente.

• Impacto: para estimular el nivel de adaptación a nuevas y más altas cargas de entrenamiento, reuniendo las siguientes cualidades; a/ acumulación máxima de fatiga y ausencia de periodos de recuperación durante todo el microciclo, b/ cargas de entrenamiento máximas.

• Activación: para facilitar la preparación inmediata a las demandas de la competición. Ubicados antes de los microciclos de competición y deben asegurar la recuperación total después de microciclos de carga e impacto. La característica principal de este tipo, es la modelación de los diversos componentes que intervienen en el rendimiento durante la competición. Ejemplo: combinaciones defensa – ataque con juegos.

• Competición: su objetivo es realizar actividades inmediatamente antes o después de una competición, dependiendo en gran medida de la duración de las competiciones, de la cantidad de las competiciones, de la frecuencia, etc. El contenido del los microciclos de competición esta relacionado por tanto, con la especificidad del deporte.

• Recuperación: para conseguir la regeneración tanto a nivel mental como físico después de intensos periodos de entrenamiento y competición. La duración de estos microciclos dependerá del grado de agotamiento y de las cualidades individuales de cada deportista.

Utilización de las sesiones y sus influencias:
1. A la hora de diseñar sesiones el mismo día, hay que tener en cuenta la alternancia de las cualidades a trabajar, ejemplo: 1º Velocidad-2º Fuerza-3º Resistencia(para un Viernes antes de competición)
2. Sesiones lácticas y aeróbicas / Reposo: a sesiones de tipo láctico siempre le suceden sesiones con carácter aeróbico o periodos de reposo más o menos activos.

3. Sesiones Técnicas / Reposo y Alácticas: los ejercicios intensos que ponen en marcha el proceso aláctico se realizan siempre en un estado óptimo del sistema nervioso, o lo que es lo mismo, después de un periodo de reposo o de trabajo técnico poco costoso desde un punto de vista energético.

4. Sesiones Fuerza máxima y de velocidad: su eficacia aumenta durante un corto periodo de tiempo –6/12 horas- creando unas condiciones de excitabilidad neuromuscular y de atención idóneas para la posterior realización de otras sesiones que soliciten mayores intensidades y mayor calidad de ejecución, es decir, de orden láctico.

5. Sesiones Lácticas: aunque tienen efectos positivos a largo plazo dentro del microciclo -48/72 horas- a corto plazo crean cansancio muscular intenso que puede perturbar la eficacia de sesiones posteriores. No conviene que sesiones lácticas vengan continuadas inmediatamente por ejercicios que demanden un alto nivel de intensidad y atención; por el contrario es necesario introducir ejercicios aeróbicos que nos ayuden a eliminar más rápidamente desechos orgánicos, acelerar la recuperación y disminuir la tensión nerviosa que provoca un trabajo fraccionado de alta intensidad.

6. Sesiones Aeróbicas: además de atenuar los efectos negativos del trabajo láctico, crean condiciones favorables para la realización de actividades complementarias. Por ejemplo: trabajo técnico basado en la nueva adquisición de nuevas habilidades.

7. Sesiones Precompetición: disminuir las cargas de trabajo e introducir mas frecuentes fases de recuperación.

8. Controlar el impacto de una sesión sobre el desarrollo físico del deportista: conocer y saber usar las consecuencias positivas o negativas que una sucesión de sesiones puede generar en el organismo del deportista.

9. Sesiones con los ejercicios mal concebidos pueden ver anulada su eficacia: cargas de trabajo pequeñas pero bien enlazadas producen un mayor impacto de supercompensación que cargas altas mal dosificadas en el tiempo. Recordar que se pueden diseñar las sesiones para trabajar cualquier cualidad física ligadas al trabajo de táctica. Ahora hay que hacer un apartado especial una vez conocidas la influencias de las distintas cualidades, a la hora del diseño de las diferentes sesiones diarias de trabajo. Las nuevas tendencias del entrenamiento diario hablan de “integrados”, “globalizados”, dejando de lado las formas de trabajar más tradicionales. Pues bien, es un error. Se debe de trabajar de todas las maneras sin dejar ninguna al margen ya que todas nos aportan algo.

Imprescindible para trabajos de fuerza compensatoria y de potencia aeróbica. Se usa para la mejora de una cualidad que muestre un déficit: físico o tec / táctico. Permite realizar un mayor número de repeticiones de una acción concreta sobre la que queramos incidir. Analítico + Transferencia:

Trabajo analítico seguido de una tarea que contenga aspectos propios de la competición. Necesario para transferir a la competición el potencial máximo desarrollado. Globalizado:

Dentro de una tarea de entrenamiento se trabajan simultáneamente aspectos técnicos, tácticos y físicos. No confundir con entrenamiento integrado, pues este desarrolla todos los factores de rendimiento, pero dentro de un ciclo concreto de planificación. Estructurado: Dota al modelo globalizado de un componente más: un aspecto táctico concreto para el equipo. Es decir, usar la pautas del entreno globalizado pero introduciendo un componente que tenga el objetivo de mecanizar un movimiento en defensa o ataque, en función de la idea de juego y de las características de nuestros jugadores. Después de ver las pautas sobre las que se construyen las sesiones podemos establecer la siguiente programación de una semana modelo durante el Macrociclo de Preparación Física Específica: Volviendo a hacer hincapié en la importancia de la potencia en el fútbol (fuerza + velocidad), pondremos de ejemplo tres organizaciones tipo de una semana modelo durante los periodos general (BFGG y BFAUX) y especial (PFE). Periodo General (B.F.G.G.) Durante este tiempo las sesiones de desarrollo de la fuerza preceden siempre a las de desarrollo de la velocidad. Si se combinan ambas cualidades en la misma sesión, serán los ejercicios de fuerza los que se efectuaran inmediatamente después del calentamiento.

Mientras que si cada sesión se dedica a una cualidad exclusiva, la de fuerza precede a la de velocidad. Asociaciones más frecuentes: Periodo General (B.F.AUX)

Se ha de intentar equilibrar el uso de los tiempos dedicados a la fuerza y la velocidad. Se recurrirá en menor medida a la organización de sesiones mixtas y se introducirá un ligero aumento, aunque más globalizado de las sesiones de potencia, dividiendo la semana en dos bloques bien diferenciados:

A.Un primer bloque de dos sesiones que se suceden con una cadencia de 24 horas, donde la sesión de velocidad precede a la de fuerza.

B. Un segundo bloque separado lo máximo posible del primero, donde la sesión de fuerza tiene prioridad(las dos sesiones se suceden con 24 horas de intervalo o durante el mismo día; una por la mañana, una por la tarde si se tienen programadas dos sesiones de entrenamiento diario).

De todos los modos, y ante el amplio abanico de posibilidades que presenta una planificación anual, los entrenadores manejan varias posibilidades de plasmar su “manera de trabajar”, que resulta de la aplicación de todo lo antes mencionado a través de su experiencia y resultados anteriores.

MIGUEL ÁNGEL MASEGOSA LOSA
Montaverner (Valencia)
Entrenador de Fútbol Nivel 2
(Visited 10.874 times, 16 visits today)

Fútbol en Positivo

Motivación para el entrenamiento de fútbol. Recursos para entrenadores de fútbol.

You may also like...

Deja un comentario