Un deporte como es el fútbol, tan mediático, observado e idealizado por un alto porcentaje de la población mundial, hace que cada partido, cada jugada y cada conducta sea objeto de análisis y por tanto de crítica por parte de todos, de los que entienden y de los que no.

arbitra-Salome

Enlace original foto: apostaralfutbol.com

Cualquiera cambiaría todo por ser jugador de su equipo favorito, ser futbolista es el sueño de miles de niños desde que nacen, es divertido y socialmente muy valorado, pero os pregunto ¿quién quiere ser árbitro?, si hacemos esta pregunta seguramente nos encontremos con pocas manos levantadas. El árbitro juega un papel de soledad, difícilmente veremos que caiga bien por todos los campos que pase, y es que, la sociedad ha tenido la mala costumbre de verlo como el principal responsable de la derrota de tu equipo. Siempre será el culpable de todo en un campo de fútbol, y para el único que la indiferencia será la victoria, y cuya recompensa perfecta a un buen partido será el silencio.

De igual manera que los futbolistas, los árbitros son deportistas, una pieza más del fútbol, adoran su deporte, se esfuerzan y entrenan duro para cumplir sus objetivos, tienen unas reglas y normas que cumplir, tampoco les gusta fallar pero por desgracia, partido tras partido son sometidos a críticas, presiones, insultos, amenazas e incluso en algunos casos y no muy lejanos en el tiempo, agresiones como la de Héctor Giner de 17 años. Estas noticias, que son cada vez más vistas en los medios de comunicación, están escandalizando la opinión pública y no hace falta que nos vayamos a un partido de primera división para verlo, pues esto lo tenemos en el fútbol base todas las semanas.

Creo que en el fondo, todos somos responsables en cierta manera de ese tipo de conductas. Los padres, por comportarse como seres exaltados y frenéticos desde las gradas,insultando a jugadores rivales, a otros padres y como no, a los árbitros. Los propios jugadores, que se aprovechan de la soledad del árbitro y del amparo de sus padres y aficionados en la grada, para hacerles la vida imposible a los colegiados, que en muchos de los casos son más jóvenes que ellos mismos y de esa manera mostrar así su fortaleza. Los entrenadores, faltando el respeto en algunos casos o simplemente desafiándolos,  y por último no hay que olvidarse de los profesionales, que semana sí y semana también “denuncian” robos de puntos por parte de los árbitros, dejándolos como los únicos responsables del resultado final.

Sólo una opinión unánime: la culpabilidad de quien pierde por él o quien gana a pesar de él. Al final todo esto se mete en una explosiva coctelera cuyas consecuencias no son positivas, siendo el resultado un intruso, que corre tras la pelota sin poder tocarla y convirtiéndose en un enemigo público.

Cuando hablamos del árbitro, hablamos de una persona humana, con los mismos derechos que cualquiera, cualificado y capacitado,ello no implica que no se pueda confundir de la misma manera que un portero no para un gol o un delantero no lo marca. Pero parece ser que a él no se le permite fallar y que desde el primer momento que sale al campo pensamos que tiene una conspiración contra nuestro equipo, y no, él simplemente está pensando en hacer su trabajo lo mejor posible. Tenemos que quitarnos esas creencias erróneas, y sobre todo no transmitírselas a nuestros hijos, educándolos en el respeto, porque aquí ¡Todos jugamos!

Lorena Cos – @lorenacos  lorenacos.com 
UA-37040736-1