Cuando el conflicto llama a nuestra puerta debemos de estar preparados para resolverlo de la mejor forma posible. En los deportes de equipo como el fútbol es inevitable la confrontación o disparidad entre compañeros, por lo que suelen aparecer conflictos por diferentes motivos (alto grado de competición, resultados adversos, etc), en diferentes ámbitos (entrenamientos, partidos, etc) y entre diferentes sujetos (jugadores, público, etc).

Stephen Robbins define conflicto como “Un proceso que se  inicia cuando una parte percibe que otra la ha afectado de manera negativa o que está a punto de afectar de manera negativa, alguno de sus intereses” . Para resolverlo propone cinco diferentes estrategias dependiendo el grado de asertividad y cooperación exhibido por las partes implicadas (Colaboración, acomodación, compromiso, competencia y evasión).

pelea-futbol

El conflicto tiene varios procesos que pueden ir variando según la situación: crece, se desarrolla, se transforma, desaparece, se disuelve y otras veces puede permanecer estacionario. Para solucionarlo Fútbol en Positivo te propone estas 9 reglas que esperamos sean de ayuda:

  1. Mantente en calma cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Intenta empatizar sobre los puntos de vista de todas las partes ya que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: El tuyo, el del otro y los de terceros. Solamente tu tienes el control sobre tus emociones, por lo que trata en todo momento de conservar la calma, ya que te dará ventaja sobre el resto para comenzar a mediar en el conflicto.
  2. Espera a calmarte antes de hablar. Cuenta hasta 10 antes de decir algo. Es muy importante elegir el momento adecuado antes de intervenir.
  3. Respeta y trata bien a todas las personas que intervienen el en conflicto. Trata a toda persona del mismo como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento.
  4. Busca el lado positivo y agradable, aún de las situaciones más complicadas y dolorosas. Toda vivencia nos enseña algo en nuestra vida. Inyecta un poco de humor con una broma o una anécdota humorística que pueda permitir a las otras partes comprender tu versión de la discrepancia.
  5. Haz preguntas. No asigne culpas y recopile la suficiente información. Sino ha entendido algo vuelva a preguntar.
  6. Escucha todas las respuestas. Escucha atentamente a la otras personas sin interrumpir y trate de comprender lo que le están diciendo.
  7. No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. No juzgues o insultes. Observa tu lenguaje para ver si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.
  8. Discuta junto con las otras partes implicadas varias posibilidades para llegar a la solución del conflicto. Busca un objetivo común y que ambas partes trabajen juntas para buscar una tercera solución.
  9. No abandonar el lugar sin haber tomado al menos una solución y sobre todo no utilizar lo que se ha dicho para después divulgarlo.

Recuerda que como entrenador de fútbol debes de estar preparado para resolver pequeños conflictos, porque desgraciadamente en fútbol suelen aparecer más que en otros deportes. Si todas las partes implicadas ponemos un granito de arena para que el fútbol no tenga esta “etiqueta” todo sera mejor y estos niños que practican y le gusta el fútbol serán mejores personas, que en el fondo es el principal objetivo.

UA-37040736-1