“Para mi la pelota era como un diamante: un diamante no te lo quitas de encima, lo ofrecés” Glenn Hoddle