Muchos son los padres que eligen llevar a sus hijos a un equipo de fútbol como opción deportiva, soportando a veces un esfuerzo económico importante para ellos. En algunos equipos amateurs son los propios jugadores los que pagan de sus bolsillos parte de los gastos del equipo en el que juegan, con el único objetivo de disfrutar del deporte que más le gusta. Si comparamos lo que se mueve alrededor de un torneo tan prestigioso como la UEFA Champions League  y una liga amateurs de cualquier país la diferencia es abismal. Aún así, centrándonos en el fútbol base o ligas menores seguro que alguna vez nos hemos hecho esta pregunta: ¿Realmente el fútbol es tan caro como parece?.

KEY-ES

En España algunas administraciones siguen financiando el Fútbol local para que resulte más barato a los vecinos del municipio o provincia. Y es que si comparamos lo que cuesta el fútbol con otros deportes de equipo sigue éste siendo uno de los que están a la cabeza de gastos.

Grosso modo los gastos se pueden desglosar en varias partes:

  • Inscripciones equipos.
  • Gastos de fichas.
  • Gastos de arbitraje.
  • Sanciones.
  • Desplazamientos.
  • Gastos de monitores/entrenadores.
  • Material deportivo equipos (Balones, redes, conos, etc).
  • Vestuario del equipo.
  • Gastos revisiones médicas.
  • etc….

Si nos ponemos a sumar un gasto tras otros nos damos cuenta de que para montar un simple equipo amateur necesitamos disponer de dinero en las arcas del club para que la liquidez sea la necesaria para afrontar la temporada.

En el lado contrario nos encontramos con la UEFA Champións League  que viene a confirmar que es un deporte que mueve masas, con unas cifras gigantescas.

La UEFA también ofrece otro punto diferente como es la educación en valores y que debe de ser un punto fundamental en el fútbol a todos los niveles.

En muchos países el fútbol sigue siendo el deporte más seguido y practicado por niños y mayores lo que hace que tenga ventaja respecto a otros deportes, a pesar de que pueda tener un precio superior el practicarlo o formarse en el mismo. El hecho de que a los niños les guste competir en una competición oficial hace que la practica se este deporte se incremente considerablemente por los gastos anteriormente descritos, además de que surgen muchas empresas en el ámbito deportivo que hacen del fútbol un autentico negocio económico.

Como conclusión el jugar al fútbol representa un gasto un poco superior a otros deportes de equipo similares, aunque evidentemente hay deportes mucho más caros. Es importante valorar en el club que juega nuestros hijos aspectos importantes como la titulación y conocimiento de los entrenadores o monitores, las instalaciones, los valores que trasmite, etc. porque si el jugar al fútbol va a representar aspectos positivos en nuestros hijos quizás no sea tan caro el fútbol.

Francis Luque – @franxluxna

UA-37040736-1