Nuestra segunda parte de esta “Guía planificada de fútbol 7” tiene como foco los sistemas de juego en la que desgranaremos algunos de ellos que se pueden utilizar según las características del equipo.

La base del buen funcionamiento de un equipo es el orden de todos los que forman parte de el. El sistema donde cada uno sepa su función dependiendo de sus habilidades en el terreno de juego es vital, en todas las categorías y hay que hacer entender que el fútbol es un juego colectivo. En esta parte el entrenador tiene la responsabilidad de decidir que tipo de sistema de juego puede favorecer mas al conjunto o bien imponer un sistema para que se adapten los jugadores. En fútbol 7 estos son los sistemas mas comunes:

LOS DE DOS LÍNEAS

Sistema de juego 1-3-3

Sistema de juego 1-3-3

Es un sistema de juego en dos líneas y la distribución más habitual de este sistema corresponde a la de 1 portero, 3 defensas y 3 delanteros.

Los defensores son dos laterales, con o sin recorrido ofensivo-defensivo, dependiendo del nivel físico-técnico-táctico de los jugadores, y un defensa central, que actúa libre de marcaje para facilitar las coberturas a sus laterales.

Los delanteros son dos extremos, pegados a las bandas, de gran velocidad, buen regate, buenos centradores y buena finalización de las jugadas de ataque. Se cuenta además con un delantero centro de gran movilidad en el área con mucha capacidad de remate.

Es un sistema recomendado cuando:

  • Tengamos jugadores rápidos en el equipo.
  • Dispongamos más de un jugador zurdo en la plantilla.
  • Tengamos un buen defensa y un buen delantero, capaces de abarcar mucho espacio dentro de su función.
  • No dispongamos de un buen centrocampista capaz de aglutinar juego.

Ventajas del Sistema

  • Sencillez y claridad para explicar, entender y desarrollar las funciones de las dos líneas del equipo.
  • Favorece la amplitud y profundidad del juego ofensivo del equipo.
  • Favorece la realización constante de 1 x 1 en atacantes, especialmente en los delanteros, debido a la gran distancia que hay entre compañeros.
  • Actitud más agresiva para recuperar el balón en el inicio del ataque del equipo rival, al situar a nuestros tres delanteros muy cerca de sus defensores.

Inconvenientes del Sistema

  • Poco dominio del juego en el centro del campo.
  • Excesiva distancia entre los dos jugadores de la franja central.
  • Desequilibrio general.
  • Excesiva separación entre líneas y entre compañeros, en ataque, favoreciendo la posibilidad del contraataque adversario.
  • Poco escalonamiento ofensivo, que provoca juego en largo fácil de defender cuando no se acierta en el 1 x 1.
  • Dificultad para defender el juego entre líneas del rival.

Valoración del Sistema

  • Mantener la posesión del balón: escasa.
  • Imponer un ritmo de juego propio: elevada (velocidad en bandas).
  • Dominar los espacios en el juego de ataque: elevada (en ambas bandas y el área, pero no en la zona central).
  • Dominar los espacios en el juego defensivo: elevada (en zonas retrasadas, escasa en franja central y centro del campo).
  • Equilibrar las líneas: escasa (sólo si están muy juntas al defender).
  • Adaptarse al fútbol-11: escasa (sólo para extremos y laterales).

Sistema de juego 1-4-2

Es un sistema de juego en dos líneas y tiene su origen en el 1-3-2-1, al retrasar a un medio centro a la línea de defensas, quedando el equipo con un 1-4-1-1 o 1-4-2.

Se emplea para aprovechar su afinidad con la distribución del Fútbol 11, especialmente en equipos de gran endeblez defensiva, o ante rivales muy superiores en todos los aspectos.

La composición más habitual de este sistema corresponde a 1 portero, 4 defensas y 2 medios centros.

Los defensores son dos laterales, con recorrido ofensivo-defensivo, que permiten darle soluciones al juego en cualquier aspecto. Los laterales que se repliegan y defienden cerca del área, se transforman en dos extremos, en jugadas alternas,  aprovechando su potencial ofensivo y su velocidad y dos defensas centrales, que actúan de igual manera que en fútbol 11, es decir, con gran sentido de las coberturas y del inicio del juego de ataque, con buen desplazamiento del balón, fuertes en el juego aéreo y contundentes en los despejes.

Los centrocampistas son dos, uno más defensivo y el otro con más llegada al área rival, jugando ambos uno al lado del otro.

También los dos medios centros que juegan por delante de la defensa, pueden ser creativos los dos y pero han de coordinar sus acciones ofensivas y defensivas, escalonándose en ataque para iniciarlo, llegando uno al área a rematar y quedándose el otro en posiciones de rechace y vigilancias, alternándose ambos en estas funciones, ya que de lo contrario, el equipo quedaría desequilibrado y expuesto a contraataques rivales.

Es un Sistema recomendado cuando:

  • Dispongamos de un equipo de corte muy defensivo.
  • Tengamos laterales de largo recorrido.
  • No dispongamos de un buen centrocampista capaz de aglutinar juego, o  si se dispone de él pero es muy lento y se prefiere utilizarlo en posición más retrasada para ayudar en defensa.

Ventajas del Sistema

  • Mayor similitud defensiva al funcionamiento táctico del fútbol 11 y mayor solidez defensiva al no aparecer espacios entre compañeros y líneas.
  • Muchas posibilidades de salir al contraataque.
  • Obliga al rival a disparar a puerta desde muy lejos, ya que las zonas cercanas al área están bien ocupadas y defendidas.

Inconvenientes del Sistema

  • En caso de estar muy replegados, hay mucha distancia al recuperar el balón, para llegar a la meta rival.
  • Precisa un gran espíritu de sacrificio tanto para defender como para atacar.
  • Se debe tener muy bien entrenado el escalonamiento ofensivo para permitir la fluidez del juego, y la incorporación de jugadores a zonas de remate. De lo contrario, se corre el riesgo de perder el balón pronto y pasar la mayor parte del encuentro defendiendo.
  • Poco dominio del juego en el centro del campo y excesiva distancia entre las líneas.

Valoración del Sistema:

  • Mantener la posesión del balón: escasa (salvo que un delantero retroceda).
  • Imponer un ritmo de juego propio: escasa (se puede jugar de forma muy sorpresiva y al contraataque si se dispone de jugadores rápidos en bandas y delanteros de mucha movilidad).
  • Dominar los espacios en el juego de ataque: escasa (sólo en zonas de definición).
  • Dominar los espacios en el juego defensivo: elevada (por cantidad de jugadores en zona retrasada, pero no en el centro del campo).
  • Equilibrar las líneas: escasa (por no dominar el centro del campo).
  • Adaptarse al fútbol-11: Elevada (puede asemejarse al 4-4-2).
ALEX SANCHEZ – Entrenador
UA-37040736-1