Dentro del mundo que gira alrededor de los entrenadores de fútbol nos encontramos con los que se adaptan a nuevas situaciones, navegan en lo desconocido y quieren aprender de todas las situaciones posibles y en el otro lado nos encontramos con Entrenadores de Fútbol que cada paso que dan lo hacen sobre suelo firme, sin correr ningún riesgo que les haga sentirse cómodo mentalmente.

Enlace original foto: www.taringa.net

Enlace original foto: www.taringa.net

Pero, ¿Que es exactamente la zona de confort o comodidad? Es la zona o estado en el que nos encontramos seguros y en la que todo lo tenemos bajo control evitando aspecto como el miedo o el fracaso.

Muchos son los entrenadores que no cambian nunca de club por el miedo a lo desconocido, que nunca prueban con jugadores desconocidos para él o más jóvenes, que no cambian de forma de jugar tengan el equipo que tengan y todo esto genera conformismo en nuestra formación o aptitudes. En realidad estar siempre de nuestra zona de confort es ponernos límites en nuestra labor como entrenadores o formadores.

Salir de ese “control” nos va aportar sobre todo aprendizaje a través de nuestras experiencias vividas como entrenador, experimentar nuevas sensaciones y acercarnos al “éxito” de forma más rápida si sabemos utilizar todo el aprendizaje que vamos adquiriendo.

En la vida ocurre exactamente igual, el salir de nuestra zona de confort nos va a hacer crecer como personas y sacarle más provecho a la misma a través de las experiencias vividas. Un buen ejemplo de ello es la película “Di que sí” de Jim Carrey.