Ser capitán de Fútbol en un equipo es más que ser un representante del equipo, hacer el sorteo con el capitán del otro equipo para elegir campo o balón, firmar el acta antes del inicio del partido o llevar el brazalete que le diferencia de los demás.

La figura del capitán de fútbol es muy importante dentro de un equipo para que la relaciones entre las diferentes partes que intervienen en el mismo sean lo más satisfactorias posible.

Ante todo su figura apela a la responsabilidad.

capitán de fútbol

Ser capitán de fútbol es algo más que llevar el brazalete que le diferencia del resto.

¿Quién tiene que ser el capitán del equipo?

Normalmente se le asigna la función de capitán de fútbol al líder del grupo.

Puede ser el jugador más veterano, el jugador mas relevante deportivamente o simplemente un jugador que no cumpliendo estas premisas sea un líder nato dentro y fuera del campo.

¿Cuales son las cualidades que debe tener un capitán de fútbol?

Debe ser ante todo gran comunicador porque es la voz de los jugadores ante cualquier situación o conflicto.

Su comportamiento debe de ser ejemplar en el club, debe tener personalidad, voz de mando, ser una persona positiva, responsable y tener dotes de habilidad táctica dentro del terreno de juego para cuando sea necesario.

Las 10 funciones básicas del Capitán.

Las funciones del capitán de fútbol pueden variar según nivel o categoría del grupo.

Nos gustaría enumerar algunas funciones que pueden servir de borrador para determinar las funciones del mismo, en cualquier equipo o club, desde el inicio de una temporada.

Además de aportar el brazalete, el capitán de fútbol puede tener estas determinadas funciones:

  1. Intermediario entre jugadores y Cuerpo Técnico. Informar al Cuerpo Técnico sobre un comportamiento o actitud anormal de un jugador de nuestro equipo, durante un partido. Comunicación abierta con el entrenador ante cualquier problema de vestuario
  2. Representante del equipo dentro y fuera del campo. No mandar pero sí exigir trabajo de equipo.
  3. Responsable del equipo en ausencia del Cuerpo Técnico. Comunicación con el resto de capitanes para guiar al grupo.
  4. Resolución de conflictos entre jugadores y entre Jugadores/Cuerpo Técnico. Ser un conector del grupo en uno solo, evitando subgrupos.
  5. Tareas de dirección de equipo cuando sea necesario y se lo encomiende el Cuerpo Técnico.
  6. Solicitar el cambio al árbitro de un compañero cuando deba ser sustituido por una razón especial.
  7. Ser el reflejo de los jugadores, mostrar interés en cada charla, concentración y trabajo. Ser capaz de gestionar los fracasos y los éxitos. “Ni las derrotas son tan pequeñas ni las victorias tan grandes”.
  8. Elegir junto con el capitán del equipo contrario el sorteo de campo o balón.
  9. Ejercer su liderazgo. Confiar, convencer y aplicar las ideas del entrenador. Preocuparse por los compañeros, animar ante errores y felicitar ante aciertos.
  10. Hacer cumplir las instrucciones y decisiones del árbitro, ayudando al colegiado, a su protección y a que el partido se desarrolle con normalidad de principio a fin. Ser un ejemplo ante el colegiado, comunicación formal con él, y evitar que algún compañero interactúe de manera incorrecta con el árbitro.

Cada club tiene una forma de elegir a los capitanes del equipo, siendo esto lo menos importante.

Lo ideal es que el jugador elegido como capitán de fútbol sea un jugador que vaya a cumplir optimamente con sus sus funciones e influir positivamente al grupo.

Es importante que el entrenador y capitán de fútbol a principio de la temporada definan la relación que van a tener para establecer unos criterios de seguimiento del equipo, responsabilidades y rutinas que ayuden a valorar si la dirección del grupo es la correcta.