¿Se puede triunfar en el deporte desde la humildad? A veces como entrenadores o deportistas nos ponemos nuestras “mascaras” para dar una imagen totalmente diferente de lo que en realidad somos.

El estar preocupados constantemente de lo que proyectamos, aparentando otra realidad, nos hace actuar de una forma diferente a como lo hacemos en el día a día, con el objetivo de  dar una imagen concreta inventada por nosotros. ¿Realmente necesitamos hacer esto para triunfar en el deporte?.

Son muchos entrenadores o jugadores los que adoptan esta posición ante los medios de comunicación, el entorno o incluso con el propio grupo al que se dirige o se pertenece.

“El jugador de fútbol es el más importante. No me gusta ser el más reconocido. Los entrenadores siempre podemos estar mejor o peor en función a los jugadores que nos toca elegir” Tata Martino.

Según los expertos el ser poco humildes se genera por un sentimiento de querernos poco a nosotros mismos, por miedo a asumir nuestros propios errores y no utilizarlos para aprender de cada situación donde nos equivocamos.

La fortaleza de un buen líder está en la sencillez (no ir de “sobrao”), en estar en paz consigo mismo, además de sentir y hacer en la misma dirección. La humildad es tener conciencia de que es mucho más lo que ignoramos que lo que tenemos y que a fin de cuentas no sabemos casi nada.

Triunfar como entrenador o deportista desde la humildad es una cualidad que tienen las personas que se muestran cercanas, se ponen en el lugar del otro y saben llegar al ser humano. Ser humilde hace grande a deportistas y entrenadores.

Un entrenador humilde es aquel que hace crecer a su equipo teniéndolos en cuenta en las decisiones finales y reforzando la autoestima del grupo reconociendo el mérito de los que le rodean. Ser humilde implica autoconocimiento, saber gestionar nuestras emociones, focalizar nuestra mente en las cosas positivas de los demás y relativizar los problemas.

Al actuar desde la humildad vamos a dejar una huella mucho mayor en los que nos rodean y conseguiremos que las personas se lleven lo mejor de nosotros.

Las personas que han conseguido triunfar en su vida o en el deporte a base de humildad son conscientes del éxito, pero también de igual o mayor manera de los sentimientos. Están conectados con la vida a la que consideran un milagro y generan acciones en las que todos ganan.

Un ejemplo claro de humildad en el deporte es cuando la Selección Española, tanto la de Baloncesto como la de Fútbol, ganaron el Mundial. El éxito se plasmó a base de calidad y humildad. El dar la sensación de ser todos “uno” y sentir admiración los unos por los otros ocasionaron que el resultado fuera inmejorable.

Bernabé Tierno nos deja estas recetas para triunfar con humildad:

  • Decide ser feliz.
  • Aprovecha las circunstancias.
  • No te tomes demasiado en serio.
  • No deje que las críticas te preocupen.
  • No dejes que otros establezcan las normas.
  • Haz lo que te gusta hacer, pero no te endeudes en el proceso.
  • No pidas prestados los problemas de los demás.
  • No compartas enemigos.
  • No guardes rencor.
  • Ten muchos intereses, lee acerca de otros lugares y cosas.
  • No gastes tu vida pensando en cosas tristes.
  • Haz lo que puedas por aquellos que son menos afortunados que tú.
  • Mantente ocupado en algo, una persona ocupada no tiene tiempo para ser infeliz.

Piensa con que frase te gustaría que te definieran cuando hablaran de ti y avanza en esa dirección.

Francis Luque – @franxluxna